Básicos intangibles. ¿Por qué son tan necesarios en nuestras vidas?

Hace aproximadamente unos seis meses me quedó pendiente la redacción de un artículo. Hoy vengo a saldar esta deuda. En la entrada titulada ¿Qué hay en la cartera de un profesor 2.0? hice referencia a un objeto que viene acompañándome desde que ejerzo como profesor, y ya van para catorce años. En concreto, este objeto que para mí tiene un gran valor en mi día a día, me dio la idea que desarrollaré en este artículo a propósito de lo que entiendo por la expresión básicos intangibles.

Básicos intangibles

Uno de mis básicos intangibles de Mr. Wonderful

¿Qué entendemos por básicos intangibles?

Lo cierto es que si he tardado tanto para saldar la deuda con este artículo, ha sido porque hasta hoy no había sido capaz de encontrar una expresión que captara la esencia de lo que os quiero enseñar.
La expresión básicos intangibles no és más que la importancia que podemos y debemos conceder a los objetos cotidianos que forman parte de nuestro día a día y, en especial, de nuestro trabajo. Muchas veces no somos conscientes de la importancia que suponen ciertos objetos que nos acompañan en el quehacer diario, incluso durante varios años, como es el caso de mi estuche, que viene acompañándome desde el 15 de septiembre del año 1998, el día que impartí mi primera clase como docente y el causante de esta entrada.
Para mí los básicos intangibles tienen un valor extraordinario porque son objetos cotidianos que muchas veces no percibimos que tenemos y a los que, equivocadamente, no les damos en muchas ocasiones ningú valor. Y esto para mí es un error, porque son objetos a los que asociamos con recuerdos, con recompensas, con el placer… Son objetos que conviven de forma muy discreta, sin hacer ruido. Son objetos que nos sirven para guardar otros objetos, que nos sirven para anotar nuestras ideas, que nos sirven para plasmar por escrito nuestros pensamientos, que nos sirven…
Lo que aquí os quiero transmitir es que debemos dar mucha importancia al hecho de rodearnos de objetos que para nosotros tienen un valor añadido, un valor incalculable, un valor intangible. Son objetos que vemos y usamos casi a diario y es por ello que debemos hacer lo imposible para que sean objetos que nos gusten, que sean bonitos para nosotros, agradables a nuestra vista y que, además de ser útiles, sirvan para que experimentemos el placer de su uso, el placer de contemplarlos, el sentimiento positivo que nos contagia su cercanía.

Básicos intangibles para ser más felices.

Este no es el primer artículo referido a la búsqueda de la felicidad. Pero sí es el primer artículo en el que me referiré a la felicidad desde el punto de vista material. Pero esta felicidad que os propongo aquí no tiene nada que ver con la felicidad que nos quiere transmitir la sociedad de consumo. Los básicos intangibles son, en general, aquellos objetos necesarios para nuestro día a día, son objetos que nacen de la propia necesidad propiciada por nuestro trabajo. Personalmente, aunque los compremos, no los concibo como estrictos objetos de consumo. Son más bien herramientas que necesitamos para desarrollar nuestro trabajo, para cubrir muestras necesidades más básicas.

¿Cuáles son mis básicos intangibles?

Uno de los aspectos que caracteriza este blog es la importancia de relacionar aquello que para mí es fundamental con mi vida y, sobre todo, con mi trabajo, y hacerlo poniéndome a mí como ejemplo. Es por ello que a continuación os voy a decir cuáles son algunos de mis básicos intangibles de mi trabajo como docente. De un tiempo a esta parte he tomado la resolución de rodearme de objetos que considero bonitos, agradables a mi vista y que me proporcionen además un placer estético. Buena parte de estos básicos intangibles son objetos fungibles, es decir, objetos de una corta duración como un bolígrafo o una libreta. Cuando los he consumido, vuelvo a comprar los mismos. Esto que acabo de comentar es fundamental para mí. Muchas veces lo que hacemos es ir utilizando objetos que nos vienen dados, objetos que a nosotros no nos generan ningún tipo de experiencia, ningún tipo de conexión. A estos objetos yo los llamo objetos invisibles. Un claro ejemplo serían objetos que nos regalan u obtenemos de las marcas comerciales como bolsas, bolígrafos, camisetas… Son objetos que pasan desapercibidos en nuestras vidas, que carecen de valor, objetos a los que no dedicamos ni la más mínima atención, objetos que carecen de historia, objetos, que en definitiva, nunca no aportarán nada más que la utilidad que puedan tener en un determinado momento. De ahí la importancia de mantenernos fieles a los básicos intangibles, a unos objetos que nos aportarán un valor añadido, a objetos válidos, pero con un valor intangible, con un valor incalculable.
Aquí tenéis algunos básicos intangibles relacionados con mi profesión de docente:
1. Estuche de cuero. Lleva acompañándome como he dicho durante catorce años. Es un estuche que me recuerda cómo era y lo que soy.
2. Libreta Moleskine. Soy un enamorado de las libretas Moleskine. Me produce un enorme placer acabar una y empezar otra, porque son libretas en las que plasmo buena parte de los proyectos de expresión. Es donde está concertada buena parte de la magia y la creatividad de este blog.
2. Bolígrafos Pilot G-2. Me encantan. No os sabría decir muy bien por qué, pero la experiencia que tengo con ellos no la hee encontrado con otros bolígrafo que he utilizado.
3. Lápiz Staedler Noris HB 2. Es un lápiz que tengo asociado a mis años de niñez y juventud. Creo que es el básico intangible al que más fiel me he mantenido. Un imprescindible para mí.
4. Rotuladores Stabilo Boss. Los que me leís con asiduidad sabéis de la importancia que concedo al color como métido de parendizaje. Esta marca también viene asociada a mis años de formación, de la que guardo tan buenos recuerdos.
5. Taza de Mr. Wonderful. He querido incluir esta taza de la empresa Mr. Wonderful porque creo que los mensajes que transmiten están muy en la línea de los que busca este blog. La determinación de proporcionarnos felicidad con muy poco. Os puedo asegurar que beber de esta taza todas las mañanas me carga de energía positiva y es por ello que la he querido compartir con todos vosotros. Varios compañeros de mi claustro la tienen en su taquilla. Con eso lo digo todo…

Estos son algunos de mis básicos intangibles. Me encantaría que una vez hayas leído esta entrada te animes a decirnos cuál es para ti tu básico intangible en tu trabajo, en tu vida. Espero vuestros comentarios con impaciencia.

Comments

  1. says

    Hola Santiago ,
    Soy profesora de matemáticas y desde hace ya un tiempo sigo tu blog y he de decir que me encanta, me han sido muy útiles algunos artículos, como los consejos a la hora de hacer un examen: la idea de recoger los exámenes en los últimos minutos para que no se amontonen en tu pupitre o despedirte siempre al terminar una clase. Además llevo un mes exacto usando el ipad ( idoceo y upad principalmente ) como herramienta de trabajo y acabo de crear mi propio blog de matemáticas ( para bachillerato pues trabajo sin libro). Me siento de alguna forma identificada con las ideas que compartes, la de hoy que yo llamaría la importancia de las ” pequeñas cosas bonitas” que rodean tu vida.
    Simplemente darte la enhorabuena por el blog.
    Saludos!!!

    • says

      Muchas gracias Luz. Es un placer tener a lectores como tú que aman esta profesión que es un auténtico reto: la docencia. Mis mejores deseos y suerte con el blog ;)

Leave a Reply